martes, julio 28, 2009

A sus pies, a sus órdenes, Boss...


Estaba previsto que comenzara a las 21:30 pero ya casi se demoraba en media hora y Bruce estaba fuera del escenario sacando fotos al público, a ese público ilusionado y expectante que llenaba por completo el aforo de la Catedral. Treinta y seis mil personas. Un ambiente tranquilo, alegre. Sabíamos que iba a merecer la pena y que él siempre comienza tarde sus conciertos. Le gusta caldear el ambiente.

Diez de la noche, se apagan las luces. Aparece de repente y sin previo aviso Nils Lofgren con su acordeón tocando “Desde Santurce a Bilbao”, ya nos habían ganado. Ya estábamos completamente entregados y sale Bruce al escenario junto con el resto de la E Street Band. Todos vistiendo de negro. "Kaixo Bilbao, hemen nago eta pozik" (Hola Bilbao, aquí estamos y estoy feliz). Aplausos, carne de gallina, emoción. Se me llenaron los ojos de lágrimas, me emocionó mucho el verle, tenerle delante, su fuerza, esa vitalidad que sale arrolladora y te empuja removiendo el estómago y las mismas tripas. The ties that bind fue su primera canción, y nos unimos con esos lazos a él. Éramos dos, el público y él con su maravillosa banda.
Fueron tres horas de rock, de canciones cantadas con una fuerza que por momentos pensaba que el arco de San Mamés iba a caer encima nuestro. Dos pantallas gigantes a los lados del escenario permitían ver al Boss de cerca, las gotas de sudor que corrían por su frente, las arrugas de esos espléndidos 59 tacos y esa figura que mantiene igual que a los 20, aunque con la cintura más ancha. Una pantalla detrás del escenario con imágenes de su nuevo disco, del concierto, de su banda, de nosotros, de él. Nos emborrachamos de esa voz con aroma de bourbon, adrenalina corriendo por las venas, el corazón latiendo fuerte, con prisa. Borrachos de Born to Run, coreando a pleno pulmón, casi gritando, creo que los 36 mil a la vez, y creo que hasta acompasados. Carteles con títulos de canciones bailando con ritmo, pulseras rosas en las muñecas que confirmaban que había derecho de estar ahí, al lado del Boss, que merece la pena hacer las colas que haga falta pues las esperas son merecidas, el calor sofocante y cualquier otra penuria con tal de estar a su lado y de tocarle. Fueron tres horas, siempre da más de lo que recibe. Es tremendamente generoso. Cada euro que pagas por una entrada, él te lo devuelve con creces. El domingo en la Catedral fue mágico, alguien lo describió como apoteósico. Puede ser, pero ese tío mueve mareas con su voz y su fuerza y hace que 36 mil personas, la mayoría de Bilbao y muchos del mismo centro de Bilbao, coreen Santa Claus is coming to town en pleno mes de julio y en un día en que las máximas rozaron los cuarenta grados. Y, además, nos dejemos invadir por el espíritu navideño. Además. La despedida fue dolorosa porque una vez que entras en esa vorágine de fuerza arrolladora quieres más, a pesar de estar exhausto, a pesar de oirle a Bruce decir “No más, no más”.

Pasada ya la una de la madrugada desalojamos la Catedral. Salí todavía emocionada y feliz de asistir a esa noche tan mágica, con un nudo en el estómago, en la cabeza retumbando los acordes irlandeses de The promised land y hasta con las bragas flojas. Aún hoy suena en mi cabeza, como ayer al despertarme, su música, su fuego. Entiendo como nunca porque le llaman The Boss, y puedo decir ahora, casi dos días después de estar allí, que nunca lo olvidaré. Dentro de unos años me volveré a emocionar al recordar que yo estuve allí….

21 comentarios:

Oli dijo...

¡Madre mía! ¡Se me pone la piel de gallina! Justamente la semana pasada estuve de casi-rebote en el concierto de Madonna (por aquello de que "hay que ir") y cambiaría mil madonnas por un solo tema de Bruce en directo (a ser posible "Brilliant Disguise").

¡Gracias por contárnoslo! ¡Esperaba esta crónica!


OLI I7O

Adolfo Payés dijo...

Interesante como excelente escrito sobre esa presentación magistral..

Un abrazo muy grande
y mis saludos fraternos de siempre

PUNTIYO dijo...

Ya sabía yo que tu publicabas hoy fijo.

MissManjolita dijo...

me da hasta pena no haber ido! y eso q no me entusiasma!

Bitter dijo...

uffff, que buena reseña, es como vivirlo en vivo.
He llegado acá desde otros blogs, tienes muy buenos posts y mejor aun una foto espectacular del Boss!!
un abrazo

Camille dijo...

Oli, me hubiera encantado ir a ver a Madonna. Pero en Zaragoza, que era donde más cerca me pillaba tocó el 25 y Bruce era el 26. Pero me hubiera encantado!!! además han dicho que estuvo genial. Yo he sido seuper fan de Madonna de jovencita, le copiaba los looks y todo jajajaja

Adolfo, muchas gracias por tus palabras

Puntiyo jajajaja tengo que ponerme un poco más seria con este blog, estoy demasiado anarquica con él..

Misman, te hubiera encantado, estoy segura! había gente que había ido sólo para "acompañar" y salió como loca de contenta

Bitter, muchísimas gracias por tu visita, te la devuelvo ahora mismo

Kelo dijo...

SI!!! Vi al Boss hace 2 semanas aqui en Dublin y puedo suscribir palabra por palabra lo que dices en el post. Fue uno de los conciertos mas emocionantes de mi vida.

Oli dijo...

¡¡¡Sí!!! ¡Había fans vestidas como ella en distintas épocas! Me flipó la del velo de tul y el gorrito, y la de la falda de volantes y la chupa de cuero (¡en pleno julio!).

¡Un besico!


OLI I7O

Camille dijo...

Kelo! qué guay! no sabía que le ibas a ver también. Estaba Patty en Dublín? aqui no vino! me dio pena, quería verla de cerca!

Oli, siiiiiiiiiiiii me hubiera encantado ir, yo le copiaba el look del comienzo casi, aquellas medias negras de rejilla con la falda de superposiciones, el pelo con mechas ribias y cardado, el lazo de encaje en el pelo en plan diadema, la chupa de cuero talla xxxs jajajaja joer qué tiempos, qué friki he sido!!! jajajaja

Aldabra dijo...

pues que me he emocionado leyéndote, hija, lo has contado tan bien y con tanto sentimiento que de algún modo me colé a tu lado y coreé a Bruce...

no sé cuando viene a Santiago (lo que más cerca me pilla)... pero sí sé que viene... creo que hasta podría animarme a ir...

voy a averiguar.

biquiños,

Kelo dijo...

Camille, Patty tampoco estuvo en Dublin. Creo que se esta perdiendo unos cuantos bolos este anyo

Camille dijo...

Kelo, esperemos que no tenga un amante..uhmmmm jisjisjis

Aldabra no sé si podrías conseguir una entrada en la reventa, porque Bruce agota entradas, nosotros las teníamos desde el 27 de febrero pero ya habíamos intentado ir a tres conciertos antes y no hubo manera de conseguirlas. Mucha suerte!!!
Besos, guapa

lalodelce dijo...

Penosamente donde vivo sólo vienen los fomes como Kenny Chesney, Air Supply ... a-i-r-su-p-p-l-y-D-i-o-s-m-e-q-u-i-e-r-o-m-o-r-i-r, o Chicago sin Phil Collins ...

Qué gusto tu post, fue como haber ido un poquito al concierto ... Cha Gracias!

Daniel dijo...

Que grande es el Boss y que matones los de la ETA. Saludos.

Hache dijo...

El año pasado le tuvimos por aquí, y por supuesto, fui. Movida por una frase mil veces escuchada ... "tienes que ir por lo menos una vez a un concierto del Boss"

Y fui. Y aluciné. Y disfruté de su fuerza y su música. A pesar de los problemas de sonido, pudo con todo.

Buena crónica ... muy buena!!!

El último samurai bancario dijo...

Hola Camille

Perfecta narración de un concierto. Ver al "Boss" es otra cosa. Yo no he asistido nunca a un concierto suyo, pero es un artista que me encanta.

Gracias por transmitirnos un momento tan especial.

Besos guapa

Puntiyo dijo...

Estuvo mi hijo ayer viéndolo en Valladolid y me dijo que estuvo genial, como siempre, pero que le gustó más el concierto delaño pasado, en él cantó sus más míticas canciones.

joanet dijo...

¿Qué pasó Camille?
Un paréntesis virtual?
Se te echa de menos!

lalodelce dijo...

Hago eco a Joanet, Camille. Todo bien?

El último samurai bancario dijo...

Camille!!

¿Todo bien? Mucho tiempo sin saber de ti. Se te echa de menos.

Besos

Anónimo dijo...

Wow!!! Impresionante Post del Boss!!! Quiero ir a su proximo concierto en Londres... porque no os animais y vamos en grupo, lo podemos pasar genial a la vez que conocemos nuevos amigos Fans..
Podemos alquilar un apartamento en Londres para que la estancia allí sea aun mas divertida