jueves, diciembre 10, 2009

Los chinos son geniales...


Antes de que abriera sus puertas el Mao, en Bilbao era imposible comer un buen sushi. Vino precedido por la calidad de su hermano mayor, el Asia Chic, un restaurante que cuando aterrizó en la calle Ledesma supuso un auténtico caos en cuanto a listas de espera, algo hasta entonces desconocido en el Botxo. Cenar en él supuso un auténtico reto y se llegó a convertir en una verdadera carrera de obstáculos, nunca se reservaba con demasiada antelación o no se acertaba con el día y menos con la mesa. Creo que fue el primer restaurante en Bilbao que causó esa sensación tan neoyorkina de querer estar en una lista de espera y poder cenar por fin en un lugar del que todos hablaban. Luego ya llegarían el Kíkara, Sua, A Table, Mina, etc...
Yo creo que me hice fanática del sushi y del sashimi antes de probarlo, leyendo a Mishima, Murakami y Amélie Nothomb. Pero cuando lo probé tuve la mala suerte de que me encantó. Es mala suerte porque no es fácil encontrar un buen lugar para comerlo. El Mao es un sitio aceptable, pero nada más. Un sitio dónde poder satisfacer el gusanillo del sushi pero aún no tenemos un sitio de categoría dónde poder desgustar un buen sashimi servido sobre hielo picado como en el Zuma de Londres o el Kabuki en Madrid, verdaderos templos asiáticos.
En Bilbao, los restaurantes asiáticos los llevan los chinos, al igual que los restaurantes chinos y algún que otro restaurante de pintxos. Los chinos se están haciendo, poco a poco, con el mercado gastronómico de la city. Si algo se puede destacar de la comunidad china es su profesionalidad. Hasta en sus horas más bajas son auténticos profesionales y no desfallecen.
Este viernes pasado, celebramos una cena de chicas en el Mao. La reserva estaba hecha desde hacía un mes, previendo la víspera de puente, pero aún así nos sorprendió encontrarnos el local a reventar de gente y una gran fila de gente que salía hacia el exterior del local de la calle Íbañez de Bilbao. Cuando conseguimos meter la cabeza por esa estrecha puerta vimos a una eficiente chica que gestionaba, amablemente, teléfono, ordenador, libro de reservas, tarjetas de crédito, cambios, propinas y atención personal. Todo ello sin mover una pestaña, con una sonrisa y sin levantar el tono de voz en ningún momento. En cinco minutos nos acomodaron en nuestra mesa.
Los chinos son geniales!
Al poco llegaron nuestras cervezas Saporo y el sushi moriawase acompañado de jengibre, wasabi y salsa de soja. California sushi, nigiri sushi y maki sushi. Adoro el wasabi, me encanta esa sensación de quemazón de garganta y dar un buen trago de cerveza japonesa. El menú lo completamos con tempura de langostinos, tallarines tepanyaki y se-chuan (no sé cómo se escribe!) de buey. De postre sorbete de fresa y té verde.
Después la noche de Bilbao, que ya apenas la reconozco...

20 comentarios:

joanet dijo...

Sin duda hay buenos chinos que hacen buen sashimi y sushi. Pero prefiero los japoneses. Lo levan dentro.
Me alegro mucho de volver a contactar contigo!
Un abrazo

Hache dijo...

¡Qué hambre me da leerte!

Hace poco cené en el que dicen ahora es el mejor japonés de Madrid. Uff ... yo también tengo la mala suerte de que me guste lo probé.

Salud!

gaia07 dijo...

Si que son geniales. Son un pueblo con 50 y pico etnias. Están acostumbrados a lo diferente, aunaron budismo y taoísmo disfrutando de ambas, llevan sus medicinas y sus milenarias usanzas dónde van.
Se adaptan, observan y hacen. Y si quieres aprender te enseñan.

Su cocina asiática, sus ejercicios y sus reflexiones, agua bendita para el cuerpo y el alma de Europa.

Hace falta este tipo de reconocimiento a la gente que viene a dejarnos parte de su esencia.

Juanjo dijo...

Todavía no me he dejado atrapar por los asiáticos, pero la noche, reconocible o no, seguirá teniendo sus encantos, ¿no?

Pedro dijo...

Casi debajo de mi casa.
¡Y no me llamaste!
¿Tomaste tempura de langostinos?
(o es langostinos en tempura?)

Cené en un japonés en Burdeos y no me hallaba. Nada que ver con los japoneses de "aquí".

Besos

lalodelce dijo...

Practicamente me desteté con comida japonesa, por mi abuelita paterna. Para mí la comida japonesa ES 'comfort food'. Cuando la extraño mucho me hago un humeante 'chawan' de udon rociado con shoyu, tortilla de huevo cortada en tiritas y con una pizca de azúcar, shiitake y cebolla verde picadita ... mmmm. El chawan se usa para té o arroz, pero a grandes rasgos es un bowl.

Anónimo dijo...

Me fascina tu nuevo perfil. Tan tú. Incluso la foto. Me gustan algunas de las cosas que te gustan y algunas de las cosas que lees y que escuchas y que ves.

M.

Oli dijo...

¡Los chinos nunca fallan! Yo conozco uno en Madrid que parece de altísimo postín, por la decoración, el servicio y el ambiente, pero luego tiene lo de siempre y a los mismos precios, por lo cual es mi elección siempre que me apetece chino.

Ah, y de la marcha de Bilbao sólo tengo una referencia: "Pagafantas", donde se nos cuenta la teoría de los nuevos sábados. ¿La has visto?


OLI I7O

Cartas en la noche dijo...

No hay mejor alimento que el que prende del ramaje del árbol de la sabiduría. Lo decía Lao Tsé. Pero me temo que ahora tengo otro tipo de hambre...

Amor de tierra adentro dijo...

Sólo vengo a dejarte embarazados tus calcetines rojos con este pequeño regalo de navidad, y de agradecimiento por los muchos ratos que me has hecho pasar con tus elecciones y con tu literatura.
Tomátelo con vino y con un buen trocito de queso Don Picón de Cuenca, un queso realmente excepcional para los sibaritas y para los que no lo somos.

Un beso de tu amigo
Carlos
El toro de Barro

Raúl dijo...

A mí el sushi no me gusta mucho. Los chinos sí, pues además de ser geniales, el de cerca de mi casa, está todo el día riendo.

Camille dijo...

Joanet,
Recuerdo una entrada tuya de hace muchísimo tiempo en tus Lonely Lunches de sashimi que me quedé enamorada de la foto, y de la entrada...

Hache,
Cuál? Cuál? yo he estado en el Kabuki en Madrid y me encantó!

Gaia,
Me gustan tus apostillas, es verdad que es una cultura milenariia y se puede aprender tanto de ellos, sobre todo de su tesón

Juanjo, pues digamos finamente que los encantos los empecé a ver nublados desde la primera copa ja ja ja ja

Pedro...no te llamé! pero canté debajo de tu ventana, no me oíste? uhmmmmm muacks!

lalodelce, es verdad! no lo recordaba y me lo contaste una vez por mail ;). Guapa!

M, he cambiado la foto nada más, el perfil hace siglos que no lo actualizo. Me gusta que te guste. Gracias.

Oli, no he visto Pagafantas, no me atraía mucho.Está bien? es que no puedorrrrr con uno de los protagonistas. Aquí es super conocido del programa "Vaya Semanita" pero la verdad es que no lo veo como actor...

Cartas en la noche, has vuelto? voy a leerte!!!

Toro, pues decirte que me hace mucha ilusión tu visita y jope qué susto con tus metáforas, la elche! espero que sólo me embaraces los calcetines jajajajaja

Raúl, hoy no sonríes? ;)

Adrianina dijo...

Quisiera estar en ese sitio y probar esos manjares.! Muy buena entrada.

Camille. Quiero dejarte mis mejores deseos en esta Navidad que está pronta a llegar; que el nacimiento del Niño Jesús te ilumine a vos y los tuyos.

Bsotes.:-)

PUNTIYO dijo...

Son unos currantes los chinitos. si señora.
Feliz navidad, guapa. Lo de no conocer las noches tiene sus grandes satisfacciones, ¿a que sí?.

Juanjo dijo...

¡Feliz Navidad! o lo que quede. Espero que hayas disfrutado como sé que disfrutas.

Besos.

mami txula dijo...

guapa, que blog tan txuli tienes...voy a echarle un vistacito ¿vale?

elegans

salvadorpliego dijo...

En poco tiempo los chinos serán la potencia económica número uno…

Bien por este escrito. Un placer leerte.

Clo dijo...

mi conocimiento de cocina china se reduce a: ... si, si, los chinos cocinan.

el arroz sabe bien, je

Raúl dijo...

Cómo que no sonrío?
Feliz año...
Sonrío.

Anónimo dijo...

De hecho, el sushi es japonés. Pero los chinos pueden cocinar lo que quieran. Como los japoneses. Por eso han aprendido a hacer tortilla de patata.